Una enfermera de México habla sobre superando obstáculos para preocuparse

Tina Vasquez, Colaboradora Invitada

Viviendo en California, a veces me sentía apartada de mi familia en México. La barrera del idioma era suficientemente un desafío, pero la distancia que sentí, también era el resultado de las diferencias drásticas en nuestras experiencias cotidianas. Los obstáculos que encontré de mujer joven en los EE.UU. se sentía muy ligado al país en el que vivía. Sin embargo, una vez que llegué a la adolescencia, me di cuenta de nuestras experiencias no eran tan diferentes como yo había asumido en mi juventud, sobre todo cuando se trataba de acceder al cuidado de la salud sexual y reproductiva.

Cuando me enteré que las luchas de mis tías y primas se parecían mucho a las mías, nuestra incapacidad para acceder a los servicios de salud se convirtió en algo que nos unió. Nos quejamos entre nosotras acerca de los desafíos que enfrentamos, y compartimos historias que eran a la vez triunfantes y trágicas. Fue durante estas conversaciones que descubrí que una de mis tías era una enfermera en una pequeña clínica en Tultitlán de Mariano Escobedo.

Esperanza Vázquez García ha pasado los últimos 20 años siendo testigo de una financiación insuficiente de un sistema de salud en un lugar donde el cuidado se necesita desesperadamente. Me habló acerca de por qué las mujeres tienen tanta dificultad para acceder a los servicios vitales de salud y la importancia de los jóvenes que se informen adecuadamente sobre su salud sexual y reproductiva.

¿Qué trae a las mujeres a su clínica?

Alrededor del 80 por ciento de las mujeres que vienen a mi clínica tienen entre 13 y 45 años. Buscan servicios de salud reproductiva. Algunas vienen para las pruebas de Papanicolaou o tratamiento de una enfermedad de transmisión sexual, pero la mayoría de ellas buscan anticonceptivos o cuidado prenatal.

¿Qué obstáculos existen para las mujeres que tratan de obtener estos servicios?

En mi clínica, no tenemos suficiente personal para proporcionar servicios a la gran cantidad de mujeres que vienen, y no tenemos suficientes recursos para satisfacer las necesidades de todas las mujeres que nos piden anticonceptivos. Si tuviéramos más recursos, podríamos estar dando el doble de los anticonceptivos, pero hacemos lo que podemos con lo que tenemos para que la información y los servicios sean disponibles para las mujeres.

¿Por qué estos recursos hace falta?

La financiación es un problema. Tenemos un presupuesto muy pequeño y estricto. Cuando empezaron a llegar más personas para servicios de salud sexual y reproductiva, empezó a costarle más dinero a la clínica. La administración se vio obligada a elegir qué servicios eran más importantes. Fue una decisión muy difícil. El gobierno y otros deberían proporcionar más financiación para servicios de salud sexual y reproductiva, porque la necesidad, sin duda, existe.

¿Además de una mayor financiación, se puede otra cosa ayudar a satisfacer esta necesidad?

Educación sexual comprensiva es muy importante, y tiene que empezar en casa. Los padres deben enseñar a sus hijos acerca de los anticonceptivos. En la escuela, tienen que enseñar a los jóvenes acerca de los anticonceptivos y también que sean conscientes de los servicios en la comunidad que pueden ayudarlos a que sean saludables y evitar los embarazos no deseados.

Los jóvenes no reciben una adecuada educación sexual en la escuela, por lo tanto no son educados acerca de estas cosas como adultos. Tenemos la educación sexual, pero la información es muy básica y limitada. Los jóvenes aprenden acerca de los sistemas reproductivos de hombres y mujeres, pero no reciben mucha información sobre los anticonceptivos o la forma de utilizarlos.

¿Por qué la educación sexual no es más comprensiva y generalizada?

La actitud aquí es que el aprendizaje de estas cosas es grosero e inmoral, pero no estar educados sobre salud sexual y reproductiva causa grandes problemas. Muchas mujeres no saben cómo utilizar anticonceptivos y les da vergüenza preguntar cómo funcionan. Por lo tanto, vemos una gran cantidad de mujeres que vienen a nosotros cuando ya es demasiado tarde. Ya están embarazadas y necesitan cuidado prenatal.

Tina Vásquez es una escritora independiente y editora de la área de Los Ángeles.


Related:

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss