Salud de la Comunidad

No es frecuente que yo conozca a alguna persona que realmente me impacte. Alguien que evoque ese sentimiento de “he conocido a una persona realmente especial”.


En noviembre, tuve el privilegio de conocer a Leona, una mujer de ascendencia haitiana nacida en la República Dominicana, quien ha dedicado su vida a servir a su comunidad y lograr que sus miembros tengan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva. Ella vive en Batey Yabacao, una villa muy pobre (de las llamadas bateyes) con caminos sin pavimentar, escasas instalaciones de agua en las viviendas, servicios sanitarios externos y alojamiento precario.  Cuando llueve, el excremento y la basura inundan el área, lo que provoca condiciones extremadamente carentes de sanidad y seguridad. Los habitantes de la comunidad deben recorrer varias millas de caminos de terracería para llegar al poblado más cercano, lo que significa que cuando alguien necesita un médico, muchas veces no logran llegar a donde está. Cuando llegan a una clínica pública, frecuentemente son atendidos al último porque son negros, sin importar el momento en que llegaron.

Leona se despierta a las 5:30 cada mañana para entregar personalmente dosis de medicina a sus vecinos. Una vez que ha terminado, ella se dirige al batey que ese día será atendido por la unidad móvil de salud (UMS) de PROFAMILIA. Ella pasa el día entero impartiendo pláticas informales sobre sexo seguro, uso del condón, prevención del embarazo e ITS, así como distribuyendo condones y píldoras a mujeres, hombres y jóvenes insuficientemente atendidos, que no tendrían otro lugar a donde acudir. Cuando alguien necesita una atención más completa que la que la UMS puede ofrecer, Leona les proporciona cupones para obtener los servicios gratuitamente en PROFAMILIA. Las y los clientes con quienes conversé dicen que en PROFAMILIA son tratados como iguales. Nadie les trata como ciudadanos de segunda clase debido al color de su piel.


Leona tiene una asombrosa capacidad para saber instintivamente cuando algo le pasa a alguno de los miembros de su comunidad. Ella me presentó a una joven mujer que Leona supo estaba embarazada simplemente al verla, aunque ella tenía menos de un mes de embarazo. ¡La propia mujer no lo sabía! Leona le dio un cupón para visitar la clínica más cercana de PROFAMILIA y resultó que la joven mujer en realidad tenía seis semanas de embarazo en el momento de la consulta.


La dedicación de Leona  para servir a quienes lo necesitan es una inspiración para mí en mi propio trabajo; y ella ha hecho que yo me dedique a hacer todo lo posible para asegurar que las personas puedan ejercer su derecho a tomar decisiones informadas y gozar de su sexualidad de manera feliz, segura y libre.


Related:

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss