El artículo 3 de la declaración de derechos sexuales de IPPF

Alejandra Meglioli, Oficial Principal de Programas - Acceso

El 10 de diciembre se finalizó los 16 Días de Activismo Contra la Violencia de Género con la celebración del Día Internacional de Derechos Humanos para enfatizar que la violencia contra las mujeres es una violación a los derechos humanos.

Derechos sexuales: Una declaración de IPPF proporciona un marco de referencia dentro del cual las Asociaciones Miembros pueden comprender sus responsabilidades como prestadores de servicios y también sirve como marco de referencia para las actividades de defensa y promoción, dirigidas a recordar a los Estados acerca de sus responsabilidades. La declaración reconoce que en la actualidad la discriminación, el estigma, el temor y la violencia plantean amenazas reales para muchas personas. En muchos casos esto impide que las personas puedan ejercer sus derechos sexuales y alcanzar su salud sexual. El artículo 3 de la declaración sostiene que en la realización y expresión de su sexualidad, todas las personas tienen derecho a vivir libres de tratos crueles y forzados así como  de violencia y amenazas.

Todos tenemos los mismos derechos sexuales básicos, sin importar donde vivimos, nuestra edad o color de piel, sin importar a quien amamos y a quiénes consideramos como nuestra familia, sin importar si nos definimos como femeninos o como masculinos o si nos concebimos a nosotros mismos de cualquier otra forma, sin importar nuestras habilidades o discapacidades y sin importar si pertenecemos o no a cualquiera de los grupos que algunas veces nos dividen. 

Aunque todos tenemos los mismos derechos sexuales, muchos de nosotros vivimos en culturas con creencias, costumbres, prejuicios e incluso leyes que impiden a las personas el disfrute pleno de estos derechos.  Algunos grupos requieren de mayor protección y apoyo, entre ellos, las mujeres victimas de violencia de género y sexual, para garantizar que sus derechos sexuales sean respetados.

Las investigaciones recientes señalan algunos de los riesgos a la salud que experimentan las mujeres víctimas de violencia sexual: La violencia sexual limita la posibilidad que tiene la mujer de negociar con su pareja el uso de condones u otros métodos anticonceptivos, lo que implica riesgo de embarazo no deseado, de ITS y del VIH. La violencia también se ha relacionado con un riesgo mayor de aborto (incluyendo en condiciones inseguras) y también de aborto espontáneo. Finalmente, otras consecuencias pueden incluir los trastornos ginecológicos (como dolor pélvico crónico e infecciones vaginales, y complicaciones durante el embarazo y el parto (como bajo peso del bebé al nacer).

La Federación Internacional de Planificación de la Familia/Región de Hemisferio Occidental y nuestros Asociaciones Miembros en la región trabajan para proteger, defender y promover los derechos de las mujeres víctimas de violencia. Como todos derechos humanos, que son universales, interdependientes e indivisibles, los derechos sexuales merecen atención y prioridad por que contribuyen a la libertad, igualdad, y dignidad de todas las personas.


Related:
La respuesta integral a VIH y la violencia basada en género

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss