Dos regiones, un movimiento por la rendición de cuentas

Hace cinco años emprendimos un viaje único y apasionante. Como parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, los gobiernos acordaron garantizar el acceso universal a servicios esenciales de salud reproductiva, como anticonceptivos y atención durante el embarazo. Aunque estábamos entusiasmados ante la prominencia adquirida por la salud reproductiva en la agenda de desarrollo internacional, también sabíamos que llevaría tiempo cumplir con una meta tan ambiciosa: desarrollar coaliciones fuertes de líderes de la sociedad civil que pudieran exigir rendición de cuentas a los gobiernos por los compromisos adquiridos.

Por ello, los defensores y defensoras de derechos de dos regiones diferentes que eran, a la vez, notablemente similares—Latinoamérica y Europa del Este/Asia Central—unieron fuerzas para hacer precisamente eso. A pesar de las diferencias culturales y políticas evidentes, las dos regiones habían emergido de un legado de privación de derechos que dejaba poco que decir a los ciudadanos, para transformarse en sociedades abiertas en las cuales, no obstante, el destino de los servicios sociales y de las redes de protección social financiados por el Estado seguía siendo inseguro. Las dos regiones también tenían en común altos niveles de desigualdad y una resistencia marcada a la promoción de la salud y de los derechos sexuales y reproductivos (SDSR), a pesar de las numerosas pruebas existentes de que la inversión en SDSR mejora los resultados en las áreas de salud y economía.

A través de la iniciativa Uniendo Fuerzas para Dar Voz y Lograr Rendición de Cuentas—o Proyecto Voces—estos defensores y defensoras de derechos alcanzaron el éxito. A lo largo de cinco años, organizaciones de 11 países consiguieron un total de 110 cambios de políticas que expanden el acceso a servicios de salud y derechos sexuales y reproductivos esenciales, ejerciendo así un impacto directo sobre la salud y el bienestar de 62 millones de individuos.

Quizás lo más importante sea que estas organizaciones construyeron coaliciones sólidas para trabajar en temas de SDSR en países en los que no había existido ninguna alianza de ese tipo hasta entonces. Desde la República Dominicana hasta Kirguistán, han surgido nuevos movimientos dedicados a los derechos humanos y a la participación cívica en el momento en el que los líderes de todo el mundo se preparan para elaborar la futura agenda de desarrollo global. Gracias al proyecto Voces, nuestras propuestas en relación con esta agenda serán escuchadas.


Related:
América Latina exige rendición de cuentas del gobierno

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss