¿Cómo acceden las mujeres a la planificación familiar en la selva peruana?

Jocelyn Ban, Colaboradora Invitada

¿Sabes cómo consigo mis pastillas anticonceptivas? Por correo. Cada tres meses recibo un sobre grande y blanco que me da la libertad de elegir cuando y sí quiero tener un niño. Pensé en este sobre cuando estuve en la selva en Perú, donde muchas mujeres viven toda su vida sin acceso a anticonceptivos.

Latinoamérica y el Caribe tienen la segunda tasa más alta de embarazos adolescentes en el mundo. Cerca del 40% de las mujeres se embarazan antes de alcanzar los 20 años, y 1 en 5 nacimientos son de madres adolescentes. Si estas mujeres pudiesen obtener anticonceptivos tan fácilmente como yo, no solo reduciría los 1.2 millones de embarazos no planeados que ocurren en la región cada año, pero también salvaría la vida de muchas mujeres. El embarazo es la causa primaria de muerte entre mujeres de 15 y 44 años.

¿Cómo consiguen anticonceptivos las mujeres de la selva peruana? Encontré la respuesta al visitar a Stefanie Suclupe, una enfermera profesional de 24 años que tiene uno de los trabajos más difíciles del mundo. Como voluntaria en INPPARES, nuestro socio local en Perú, Stefanie lleva servicios básicos de salud—anticonceptivos, cuidados prenatales, consultas ginecológicas—a personas que viven en pueblos sin electricidad, ni agua potable ni señal de celular. Sus viajes pueden llevar varias horas—o días—pero los hace para asegurar que las mujeres pobres y de zonas rurales puedan tener las ventajas de la planificación familiar.

“La selva tiene las tasas más altas de embarazos adolescentes y muerte durante el alumbramiento de todo Perú”, dice Stefanie. “Estos son problemas nacionales que afectan a las personas más vulnerables. Fue una llamada de atención para mí”.

Viajar a una de estos pueblos requiere tomar varios tipos de trasporte. Luego de tomar un vuelo de una hora desde Lima, Stefanie y yo conducimos 3 horas a través de montañas verdes y caminos bacheados y polvorientos, con curvas peligrosas y barrancos—que paraban el corazón—hasta alcanzar el pequeño pueblo de Barranquita. Desde allí tomamos un bote para cruzar tres ríos infestados de rayas, caminamos por las colinas y atravesamos campos soleados de papaya hasta finalmente llegar a Grau.

“La primera vez que caminé a Grau, tuve que enfrentar alguno de mis miedos más íntimos, cómo quién me podría encontrar en el camino, la profundidad de los ríos o si me perdería”, me contó Stefanie. “Pero al llegar a la comunidad, todos me recibieron tan amablemente y eso fue una motivación increíble para mí”.

Mientras Stefanie desempacaba su maletín de suministros médicos, conversé con una joven mujer llamada Mirca. Me contó que su primer embarazo fue a los 13 años. Había sido casada con un hombre mayor de la comunidad.

Mientras ayuda a mujeres como Mirca, Stefanie habla con mucho tacto sobre planificación familiar, protección contra enfermedades de transmisión sexual, y violencia basada en género. Provee información para que las mujeres puedan prevenir embarazos no planeados y obtener anticonceptivos para decidir cuándo y si tener hijos. Estas conversaciones ayudan a Stefanie a saber que no solo las personas tienen acceso a los servicios de salud que quieren y necesitan pero también que entienden su derecho a tomar sus propias decisiones de vida. “El trabajo que hago me hace sentir muy bien”, dice Stefanie. “Puedo ayudar a que la gente cambie su vida y a tener mejor salud”.

Dejé Perú asombrada e inspirada por el compromiso de Stefanie a incrementar el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva en su país. Y ahora, cada vez que llega ese sobre blanco, pienso en el coraje y la tenacidad de Stefanie y vuelvo a comprometerme en hacer todo lo posible para ayudarla a llevar cuidados de salud a los peruanos pobres y aislados más necesitados.


Related:
Utilizando la ley para reducir las disparidades de salud en el Perú

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss