En Perú, una victoria histórica en derechos sexuales

Mandy Van Deven, Administradora de contenido en linea

Como muchos de los luchadores de los derechos sexuales y reproductivos pueden asegurar, derogar leyes injustas y pelear por políticas justas y basadas en derechos es una batalla cuesta arriba que puede llegar a durar meses, y en muchos casos, años. Advocacy requiere de tenacidad, paciencia y recursos, y los logros son, a menudo, pocos y discontinuos en el tiempo.

Esta semana, los esfuerzos del arduo trabajo de nuestra Asociación Miembro en Perú—INPPARES—han dado sus frutos. La Corte Constitucional de Perú falló a favor de la salud, derechos y autonomía de la gente joven.

En el 2006, el gobierno de Perú enmendó el Artículo 173, Párrafo 3 del Código Criminal con el objeto de proteger a los menores del abuso sexual y la violencia. Aunque su intención original fue la de endurecer su posición frente al abuso sexual contra un menor por un adulto; la ley también criminalizó toda actividad sexual entre adolescentes de 14 a 18 años, con o sin consentimiento. Aquellos que se encuentren en violación de esta ley podrían recibir una sentencia de hasta 20 años de prisión.

Además de vulnerar los derechos básicos de los adolescentes, la ley dejó “un vacío legal para los proveedores de salud, sin claridad sobre los tratamientos médicos que deberían darse a los adolescentes…poniendo en riesgo los chequeos prenatales, y los partos en instituciones públicas, ya que el embarazo es evidencia del crimen”. Dejó además a muchos jóvenes con miedo de acceder a los servicios que necesitan. Una mujer joven peruana comenta “había escuchado sobre esta ley y tuve miedo…Tenía miedo de ir al hospital porque temía que el gobierno me sacaría a mi bebé o me llevarían a un centro de vivienda comunitario donde ya no podría hacerme cargo de él”.

En Perú, donde una de cada siete mujeres jóvenes da a luz antes de llegar a los 19 años, la amenaza de penas tan duras ha impactado negativamente en la salud y el bienestar de la gente joven. Por ejemplo, desde el año 2006, el año de sanción de la ley, las tasas de embarazo adolescente y mortalidad materna han incrementado entre la población joven.

Desde el momento de aprobación de esta enmienda tan controversial, INPPARES ha trabajado con Women’s Link Worldwide y otras organizaciones de la sociedad civil a fin de impugnar la ley como una violación del derecho de los adolescentes a acceder a cuidados de salud.

A fin de apoyar las necesidades de los jóvenes peruanos, la coalición de grupos de trabajo tomó una estrategia de alto riesgo al iniciar un proceso de negociación legal con la Corte Constitucional para desafiar esta ley. Si la Corte negaba el pedido de inconstitucionalidad, esto solo reforzaría la legitimidad de la ley y dejaría pocos recursos para su derogación en el futuro.

El proceso comenzó de manera inestable. A pesar de que INPPARES puedo obtener con éxito el compromiso del Colegio Médico Peruano para presentar formalmente un recurso ante la Corte Constitucional, lo cual le daría más validez al reclamo, les informaron que no tenían status jurídico suficiente para presentar el caso. La Corte le pidió a INPPARES que proveyese evidencia de apoyo público antes de poder acceder a continuar con el proceso de apelación.

Cuando la Corte Constitucional requirió 5,000 firmas de ciudadanos peruanos que creyesen que la ley debía modificarse, INPPARES cambió su estrategia y confió el liderazgo de la campaña a los jóvenes peruanos.

“La gente joven es capaz de enfrentar las injusticias que afectan sus vidas”, dice Ana Victoria Suárez, consejera legal de INPPARES.

En cuestión de semanas, más de cincuenta grupos de jóvenes de todo el país se movilizaron y salieron a las calles. Fueron a los centros de compras y ferias de salud a hablar sobre el tema y recolectar firmas entre jóvenes y adultos. Emitieron comunicados de prensa, organizaron manifestaciones, y escribieron cartas a la Corte Constitucional. Al poder llegar al público en zonas rurales y urbanas, la red de jóvenes no solo cumplió con su objetivo, sino más que lo duplicó.

INPPARES y sus socios retomaron las negociaciones legales con 10,609 firmas pidiendo que se revoque el Artículo 173, Párrafo 3. El lunes pasado, la Corte Constitucional de Perú anunció que la ley sería cambiada, y entraría en efecto inmediatamente. Reconoció de forma explícita los derechos sexuales de los adolescentes y la importancia de respetar estos derechos.

“La decisión de la Corte Constitucional ha dejado claro que el Estado no puede limitar los derechos sexuales de los adolescentes”, dice Suárez. “Este es un obstáculo menos en nuestro sistema legal”. El éxito de INPPARES pone en evidencia la importancia de comprometer a los tribunales a trabajar sobre los derechos sexuales y reproductivos. Estamos orgullosos de que nuestro apoyo a la campaña innovadora de INPPARES fue efectivo y que se haya logrado derogar esta ley tan injusta.

“Como joven activista, es un honor ser parte de este proceso histórico para aplicar los derechos humanos en Perú”, dijo Carlos Tacuri, activista joven de INPPARES. “Me llena de esperanza que la gente joven como yo podamos cumplir nuestro sueño de construir una sociedad más igualitaria que respeta los derechos de los adolescentes”.


Related:

Responder

  • Linhas e parágrafos quebram automaticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Endereços de páginas de internet e emails viram links automaticamente.

Mais informações sobre opções de formatação

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss