Mujeres que Inspiran el Cambio: Margaret Sanger

Eleanor Bader, Colaboradora Invitada

Quizás a la legendaria pionera del anticonceptivo Margaret Sanger, le hubiera encantado la descripción que hace de ella Jean H. Baker en la biografía Margaret Sanger: Una Vida de Pasión (Margaret Sanger: A Life of Passion): "una activista, promotora, organizadora, educadora y mártir ocasional." A menudo imperiosa, una mente centrada, Sanger pasó más de seis décadas defendiendo la planificación familiar como un elemento esencial para una sociedad mejor, portando varios sombreros mientras luchaba por alcanzar el sueño de un anticonceptivo que pudiera ser controlado por la mujer.

La sagaz historia de corte social de Baker comienza en Corning, Nueva York lugar de nacimiento de Sanger, en donde en la casa de su familia se demuestra una clara relación entre la fecundidad y el sufrimiento. Anne Higgins, madre de Sanger, dio a luz a 11 niños - y perdió siete a causa de abortos involuntarios-, antes de morir de tuberculosis a los 48 años. "Desde muy temprano en mi niñez", escribió Sanger en su autobiografía, “asociaba la pobreza, el trabajo proletario, el desempleo, el alcoholismo, la crueldad, las peleas, la agresividad, las deudas, y la cárcel con las familias numerosas."

Sin embargo, no fue sino hasta la primera década del siglo 20 en que Sanger –para entonces casada con el artista Bill Sanger y madre de tres hijos- vio el costo humano de la reproducción ilimitada de manera más amplia. Como enfermera a domicilio en la parte este del Bajo Manhattan, fue de casa en casa y tomó nota de la desesperación palpable en la que vivían los habitantes de esa enorme comunidad inmigrante. Sin embargo, no fue sino hasta que se encontró con una mujer de 28 años de edad, y madre de tres hijos, llamada Sadie Sachs con quien, sin lugar a dudas, Sanger tuvo una iluminación. Sachs había intentado provocarse un aborto, trayendo con sigo graves consecuencias en su salud, una vez estando recuperada, la pregunta fue muy simple: ¿Qué podía hacer para evitar quedar embarazada de nuevo?

"Otro bebé va a terminar conmigo", Sachs le habría expresado a su medico. "Dile a Jack que duerma en la azotea", el médico le respondió cruelmente.

Meses más tarde, Baker escribe: "Margaret fue llamada nuevamente al apartamento de Sachs. Una vez más Sadie había quedado embarazada y otra vez había recurrido a un peligroso intento de aborto. " Esta vez, ella murió.

"Yo estaba cumpliendo con curas superficiales, al lado de médicos, enfermeras y trabajadores sociales que fuimos puestos cara a cara con esta verdad abrumadora que revelaba claramente la necesidad de las mujeres y sin embargo, vuelve a pasar esa misma situación en otro lado. Decidí que las mujeres deben tener conocimiento de la anticoncepción ", escribió Sanger a su hermana. Pero este no fue el momento.

Después de su interacción con Sachs, Sanger decidió que era hora de ir sobre Anthony Comstock, el hombre responsable de presionar al Congreso para convertir en delito el enviar información sobre la anticoncepción, aborto, o "implementos sexuales" a través del correo. Hojeando la ley, Sanger escribió una serie de artículos para la progresiva publicación New York Call titulada "Lo que toda chica debería saber." Entre los temas tratados se encontraban las enfermedades venéreas y el embarazo. Como era de esperarse, la Oficina de Correos suprimió el periódico "con el argumento de que el extenso debate de Sanger sobre sífilis y gonorrea violaba la ley."

Emocionada por la notoriedad, Sanger continuó con su desafío, escribiendo numerosos artículos y folletos sobre “la limitación familiar”. Sin embargo para el año 1914, ella quería hacer algo más que simplemente escribir: se dispuso a abrir un centro donde las mujeres pudieran obtener información sólida sobre la prevención del embarazo. Dos años más tarde, en 1916, abrió sus puertas de la primera clínica de anticonceptivo de la nación en Brownsville Brooklyn. Una cuota voluntaria de diez centavos de registro hacia que la clínica fuera accesible, y Baker en su libro describe que las multitudes se congregaban para ver el personal especializado. 10 días después de la apertura, una policía vestida de civil ingresó a las instalaciones y arrestó a Sanger y a otros empleados con el argumento de estar operando un negocio ilegal y violaba las leyes estatales por obscenidad. Sanger fue condenada a 30 días de prisión, su hermana, la enfermera Ethel Byrne, también fue encarcelada.

En los años posteriores Sanger no disminuyó su coraje, al contrario, incremento sus estrategias. Escribió sin parar y dio charlas en todos los clubes de Estados Unidos -en Clubes cívicos, organizaciones de mujeres, salones de sindicatos y universidades- y más tarde habló en conferencias y antes que las propias sociedades de profesionales en todo el mundo. Buscando apoyo financiero, se acercó a ricos inversionistas y trabajó sin descanso, a pesar del recurrente malestar en su salud, todo esto, para que la comunidad médica estuviera a favor de su causa. Sanger también fundó organizaciones, una de las cuales con el tiempo se convirtió en la Federación Internacional de la Familia (IPPF por sus siglas en inglés).

La biografía de Sanger escrita por Baker, la describe con una difícil y rígida personalidad. Sin embargo, su inquebrantable compromiso con la planificación familiar como fuerza de la liberación continua la convierte en una fuente de inspiración. Atrevida, valiente e inteligente, 46 años después de su muerte, el mensaje de Sanger por el acceso a la atención de la salud sigue siendo pertinente. De hecho, los hombres como Ray Blunt, Rush Limbaugh y Rick Santorum sin duda se beneficiarían, si por lo menos, le dieran una leída a su historia.


Related:

Comments

Post new comment

  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.

More information about formatting options

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Sign up for News

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss