Día dos: Un día lleno de acción en Belice

Patrice Daniel, Coordinador de la Red de Jóvenes

Al final de mi segundo día en Belice me deslicé por la puerta del hotel y me tiré en la cama sin más. Este día había sido tan agotador y revelador como el primero, lo cual no es un problema grave cuando uno viaja por trabajo. Nos llevaron en una van espaciosa, mientras nos movíamos de lugar en lugar, entrevista tras entrevista, y reunión tras reunión desde muy temprano hasta ya entrada la noche. Y tan solo pudimos darnos una pequeña idea de cómo es la vida para nuestros compañeros en Belice.

La agenda del día incluyó visitas a cuatro escuelas de la ciudad y Orange Walk, las cuales mantienen lazos estrechos con Belize Family Life Association (BFLA). También tuvimos la oportunidad de ir a una reunión del YAM (Youth Advocacy Movement) en Orange Walk, un distrito pequeño en la parte norte de Belice cerca de la frontera con México. La noche nos encontró al lado de una cancha de básquetbol en las cercanías, disfrutando de un festival organizado por la juventud del lugar y mirando una competencia de vóleibol por los miembros de YAM en Crooked Tree, un pueblo a treinta millas fuera de la Ciudad de Belice.

El día fue un torbellino de actividades. Durante nuestras entrevistas con los consejeros guías y ayudantes de pares, aprendí como BFLA trabaja diligentemente con varias escuelas para proveer entrenamiento y materiales sobre temas relacionados a la salud sexual y reproductiva y sus derechos. BFLA es un proveedor confiable de servicios amigables para la juventud, además de proveer otros tipos de apoyo y acompañamiento que los jóvenes puedan necesitar.

“Cuando BFLA me llama y me pide que haga algo como esta entrevista, simplemente tengo que acceder” dice Sandra Cadle, consejera en la Secundaria Edward P. Yorke de la Ciudad de Belice. “Puedo llamarlos a último minuto sobre un tema, y siempre responden a mis necesidades”.

Cada persona con la que conversamos en estas comunidades se deshizo en elogios para BFLA. Hablaron sobre lo accesibles, eficientes y amistosos de sus servicios; la apertura y actitud sin juicio previo del equipo clínico; y el nivel de apoyo sobresaliente que han recibido de BFLA a través de los años. “¡No sé qué haría sin BFLA!” fue una de las frases que resonó más fuertemente durante todo el día, capturando la alta estima que se le tiene a BFLA en Belice.

A pesar de nuestro itinerario tan apretado, el mini recorrido por el país se llevó a cabo sin problemas. El ambiente en cada uno de los lugares visitados – comiendo apresuradamente en la van, parando en una panadería para degustar alguna delicia local, ayudando a los miembros de YAM a pintar el cartel de la caminata por el cáncer, o hablando con la gente sobre el programa de la juventud de BFLA- fue de diversión y enfoque. Aprecié de sobremanera el que pudimos hacer todo esto sin que el ambiente se tornara tenso o sobrecargado.

Para cuando nos devolvieron al hotel aquella noche, había acumulado un conocimiento impresionante sobre el trabajo de BFLA y la juventud y la belleza del interior de Belice. Sentada con mi cuerpo cansado en la cama, miraba de un lado al otro entre la ducha y las sábanas. ¡Decisiones, decisiones!


Related:

Répondre

  • Les lignes et les paragraphes vont à la ligne automatiquement.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Les adresses de pages web et de messagerie électronique sont transformées en liens automatiquement.

Plus d'informations sur les options de formatage

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss