Paola Vizcaino

Las mujeres en México no estamos seguras en casi ninguna parte y eso importa muy poco, porque vivimos en una sociedad patriarcal. Las instituciones que ostentan el poder político y económico en nuestro país no solo están lideradas por grupos de hombres, sino que prácticamente excluyen la participación de las mujeres - a quienes se les sigue considerando aptas únicamente para la esfera de "lo privado". Los ejemplos más claros de instituciones patriarcales son: 1) la Iglesia Católica (poder de Dios en manos de hombres con crucifijos), 2) el ejército (hombres con armas), 3) los partidos políticos y los gobiernos en turno (ningún partido político en México cumple con la cuota de género) y 4) los grupos empresariales ("all boys clubs"). Uno de los grandes errores de las políticas públicas en México, es partir de la idea que hay un mínimo de igualdad de género en la sociedad, lo cual es mentira. Como bien recalca Macela Lagarde en su fenomenal tesis doctoral, publicada bajo el título de "Los cautiverios de las mujeres: madresposas, putas, presas y locas", "Si estamos en espacios en los que no hay paridad ni igualdad, precisamos acciones afirmativas, si no hay igualdad en nuestras relaciones con los otros, precisamos medidas compensatorias de equidad." Desde mi punto de vista, la lucha de las mujeres por la paridad y la igualdad, es la única que verdaderamente puede transformar a nuestra sociedad.

Répondre

  • Les lignes et les paragraphes vont à la ligne automatiquement.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Les adresses de pages web et de messagerie électronique sont transformées en liens automatiquement.

Plus d'informations sur les options de formatage

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss