La guerra santa de Obama

|

Signos de un movimiento pro-vida revigorizado

Al terminar una inauguración, otra comienza. La Marcha por la Vida el día de ayer en Washington, inauguró el renacimiento del debate en torno al aborto, en gran parte gracias a la elección del Presidente Barack Obama.

Durante su campaña, el hoy presidente expresó a partidarios de Planned Parenthood su deseo de aprobar tan pronto como fuera posible la Ley de Libertad Elección [Freedom of Choice Act – FOCA], que es una legislación pro aborto. Diferentes versiones de la FOCA han sido presentadas ante el Congreso desde 1989. Pero el tema de la FOCA no explica toda la historia.

Tradicionalmente, los protestantes cristianos evangélicos han estado al frente del movimiento pro-vida. Pero, de manera creciente, algunos obispos católicos jóvenes están asumiendo roles de liderazgo en esta lucha. Este es un desarrollo significativo, debido a que esos obispos tienen mucho más en su arsenal que las homilías y los autobuses llenos de feligreses.

Los obispos tienen servicios de salud. Los hospitales católicos son un componente muy grande del sistema de prestación de servicios de salud del país. Pero hay más en relación con este asunto que los números. Las instalaciones médicas católicas con frecuencias se especializan en servicios y especialidades que aportan más beneficios al bienestar social inmediato que a los resultados finales.

Esta es la carta que algunos obispos católicos han amenazado con poner sobre la mesa si se aprueba la Ley de Libertad Elección (FOCA). Estos desarrollos son solamente unos cuantos de los signos de un movimiento pro-vida revigorizado. Estos signos deben alertar a la Administración Obama en cuanto a que si decide facilitar el aborto, el Presidente tendrá en sus manos una difícil – y sofisticada – guerra santa.

VÍNCULOS:
http://www.newsobserver.com/opinion/martinez/story/1378989.html

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss