Esperando, esperando... esperando

|

Carta al Editor – Andrea Cohen, Toronto

Casi un año después de presentar una propuesta para la renovación del financiamiento de Canadá, la Federación Internacional de Planificación de la Familia todavía no recibe noticias de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (CIDA) sobre si va a recibir o no el financiamiento (ver vínculos: Silence Is No Answer for Planned Parenthood Funding  – Mayo 17). Aún así, tal y como su editorial plantea, la renovación de financiamiento para IPPF es un claro indicador de qué tan seriamente toma Canadá el compromiso de salvar las vidas de mujeres y niños en los países en desarrollo.
 
Como miembro canadiense del Consejo de Gobierno de IPPF, estoy muy consciente de la labor de importancia crítica que la Federación hace en un desesperado esfuerzo para llevar los tan necesarios servicios de salud a millones de las mujeres más pobres del mundo y a sus hijos, así como para millones de hombres y jóvenes. El financiamiento canadiense por $6 millones de dólares por año juega un papel vital en la prestación de estos servicios.
 
Independientemente del partido político en el poder, los gobiernos canadienses han trabajado en forma consecutiva con IPPF por más de 40 años. Lo han hecho porque IPPF tiene la capacidad de ofrecer servicios a las personas que más los necesitan en los países más pobres del mundo. Es hora de dejar de lado la política y de retomar el compromiso de ayudar a esas comunidades
 
 
FUENTE: The Globe and Mail (Canada)
 
FECHA ORIGINAL: 05/19/2010

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss