30 años de la epidemia y todavía estamos aprendiendo del SIDA

|
  • Esta semana hace 30 años del primer anuncio federal en el que se mencionaba “cinco jóvenes, todos homosexuales activos, con una inusual forma de neumonía

Al principio parecía una rareza, cuando se recibían informes aislados en la primavera y principios del verano de 1981 acerca de unos jóvenes gay en Nueva York y California que estaban enfermos con formas de neumonía y cáncer que usualmente se veían en personas con sistemas inmunes severamente debilitados.

Vistos en retropectiva, desde luego, estos anuncios fueron las primeras indicaciones del SIDA.

Pero en esos tiempos teníamos poca idea de lo que estábamos enfrentando – no sabíamos que el SIDA era una enfermedad distinta, qué la causaba, cómo podría ser contraída, o incluso cómo llamarla.

En la medida en que el SIDA se ha enraizado en los Estados Unidos y en todas partes, una nueva generación ha crecido con poco o ningún conocimiento de aquellos días oscuros del inicio de la epidemia. Pero vale la pena recordarlos como una advertencia sobre los efectos de la confusión y temor que pueden rodear a una enfermedad desconocida; y como recordatorio de los extraordinarios cambios en la práctica médica que la epidemia ha ocasionado.

AUTOR/A: Lawrence K. Altman, M.D.

VÍNCULOS:  http://www.nytimes.com/2011/05/31/health/31aids.html?_r=1&hpw=&pagewanted=all

FUENTE: The New York Times

FECHA ORIGINAL: 05/31/2011

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss