Urge una educación sexual de calidad

Nacion.com | Martes 9 de Marzo del 2010
  • Carmen Barroso Federación Internacional de Planificación Familiar
  • Su trabajo es investigar y prevenir el embarazo en adolescentes. La educación es el pilar para evitarlo, pero esta tarea no es solo de los centros educativos.

Carmen Barroso lleva tres años como directora para América Latina de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés).

Considera que Costa Rica es un país que ha avanzado mucho en acceso a información y métodos anticonceptivos, pero el embarazo en adolescentes sigue siendo problema de atención prioritaria.

¿Cuál es la situación de Costa Rica con el embarazo de adolescentes? ¿Es similar a la que tienen otros países?

El embarazo adolescente es un problema que debe atenderse cuanto antes. En Costa Rica hay 14.000 embarazos adolescentes al año, un número que no crece, pero que tampoco se reduce. Esta cifra es alta cuando la comparamos con países como España, donde la población es tres veces mayor que en Costa Rica y hay 19.000 embarazos adolescentes anuales. La diferencia es muy pequeña.

“Una adolescente aún no está preparada para ser madre, necesita más tiempo para su desarrollo. Hay que prevenir estos embarazos y la mejor forma de hacerlo es teniendo una educación sexual de calidad. Es urgente”.

¿Cómo debe ser la educación sexual para los jóvenes?

Adaptada a la edad que están viviendo. Aterrizada a su realidad y a lo que tienen alrededor. Los adultos no podemos tapar el sol con un dedo y decir que son pocos los adolescentes que tienen intimidad sexual cuando la cantidad de embarazos demuestra lo contrario.

“Los jóvenes tienen derecho a decidir sobre su vida sexual y a decidir si quieren o no tener relaciones sexuales. Si la respuesta es afirmativa, deben saber cómo hacerlo responsablemente. Ese es el mensaje que traigo. Ellos son los que toman sus decisiones, pero estas decisiones deben ser respaldadas por una buena educación.

“Si no hay una buena educación sexual, los adolescentes no van a poder tomar las decisiones correctas. Ahí es donde vienen los embarazos adolescentes, y en muchos casos, lamentablemente abortos clandestinos.

“Los jóvenes necesitan mayor información; ellos deben prepararse para tener una vida sexual placentera y responsable, para lo que necesitan que los eduquen hablando su propio idioma y haciéndoles ver las consecuencias”.

¿Cuál papel juegan las clases de educación sexual en los colegios y cuál es el rol de la educación sexual en el hogar?

Es importante que haya educación sexual en los colegios, pero estas lecciones jamás pueden sustituir las que deben dar los padres de los muchachos.

“El problema es que muchos padres le tienen miedo al sexo y por eso evitan estos temas con sus hijos. Sin embargo, cuanto más se evite hablar de sexualidad, más riesgo hay de que los hijos no tomen las decisiones correctas.

“En los centros educativos la sexualidad tiene que verse como un acto de responsabilidad, sin que se satanice o se prohíba, pero tampoco debe incentivarse. El joven debe tomar sus propias decisiones.

“Y en la casa, los padres deben estar dispuestos a escuchar a su hijo atentamente, no bombardearlo con discursos, más bien escuchar sus dudas y hablar de frente y con palabras claras. Así es como mejor se educan”.

¿Cuál es la manera más adecuada de apoyar a las madres adolescentes?

No darles la espalda. Ellas requieren del respaldo de sus parejas, pero también de sus familias. Si los padres, hermanos y abuelos están ahí para apoyarlas, ellas se sentirán más preparadas para ser madres y esto las motivará a desempeñar mejor este nuevo rol.

“Pero si la muchacha escucha reclamos y es rechazada, sentirá que ella no es apta para ser madre. Lamentablemente, es allí donde muchas veces vienen los abortos clandestinos, que pueden poner en riesgo la vida de la joven.”


http://www.nacion.com/2010-03-09/AldeaGlobal/NotasSecundarias/AldeaGlobal2294537.aspx

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss