Yo soy una defensora caribeña, acabando con la violencia.

Patrice Daniel, Coordinador de la Red de Jovenes

Estaba parada entre la muchedumbre, decidiendo qué hacer. ¿Me quedo o me voy? Tenía que irme. Dada mi agenda de trabajo del día siguiente, no podía quedarme fuera tan tarde. Moví mi pie con impaciencia. Necesitaba llegar a mi auto y conducir a casa, pero si me iba en ese momento tendría que caminar hasta mi auto sola. Y si caminaba a mi auto sola, entonces correría un riesgo real de ser violada o asaltada. ¿Qué hacer? Decidí arriesgarme. Caminaría a mi auto sola. No tenía muchas opciones tampoco. Me encaminé hacia la oscuridad con mis llaves y el corazón en las manos.

Estoy en contra de la violencia basada en género porque vivo en un mundo donde, como mujer adulta, mi independencia se encuentra amenazada. Vivo en un mundo donde no puedo hacer algo tan simple como caminar hasta mi auto sin temer a ser asaltada sexualmente. Vivo en un mundo donde tengo que pasarme veinte minutos tratando de decidir si hacer un camino de cinco minutos. Vivo en un mundo donde me hacen sentir tan restringida como una niña pequeña, sin poder ir y venir como yo quiero. La campaña reciente de One Billion Rising (Un billón de pie) nos recuerda que una en tres mujeres será golpeada o violada en su vida. Vivo en un mundo donde yo puedo ser una de ellas.

Mi historia es típica y sin complicaciones. Damos consejos a las mujeres sobre cómo protegerse: no camines por la calle sola, escribe la chapa patente del taxi, vigila tu trago. Al mirar a la amenaza de violencia como algo normal, dejamos de examinar los supuestos detrás de esos mensajes y damos por sentado que las mujeres y niñas serán golpeadas, violadas, o vulneradas de otras maneras. El tratar de mantener a las mujeres a salvo de estos asaltos inevitables es inútil; lo que realmente necesitamos hacer es desafiar la idea que estos asaltos son inevitables.

Es el momento para un cambio radical de pensamiento. En vez de decirles a las mujeres como yo que no caminemos solas a nuestros autos, ¿por qué no les decimos a los atacantes -usualmente hombres- que no ataquen a mujeres que caminan solas a sus autos? En vez de decirles a las mujeres que no se pongan faldas cortas, ¿por qué no les decimos a nuestros hombres que una falda corta no es una invitación a la violación? En vez de decirles a las mujeres que vigilen sus tragos, ¿por qué no les enseñamos a nuestros hijos varones a no drogar y asaltar a las mujeres? El abuso sexual es el único crimen donde las acciones y el carácter de la víctima se escudriñan tanto o más que las del autor del hecho.

La violencia contra las mujeres y niñas está penosamente generalizada, pero el índice de violaciones en el Caribe es más alto que el promedio global. Yo soy cofundadora y manejo una página de Facebook llamada Walking into Walls (Caminando en las Paredes) que busca el aumentar la conciencia de la violencia contra las mujeres y niñas caribeñas. Todos los días compilamos y compartimos reportes de noticias de medios regionales y ponemos nombres, caras e historias al 48% de jóvenes adolescentes en nueve países del Caribe que reportan su primera experiencia sexual como no deseada. Llamamos la atención al hecho que una en tres mujeres en el Caribe, en promedio, sufre violencia doméstica. Le recordamos a la gente que esto no debe ser una cosa usual: no hay nada normal en la violación de mujeres y niñas por su condición de género.

Llegué bien a mi auto esa noche. Aunque no fue completamente sin incidentes. Cuando estaba ya cerca, una voz de hombre emergió del otro lado de la calle. Me increpó con un tono lascivo y sugerente, preguntándome si quería un acompañante a mi casa. Corrí los últimos metros hasta mi auto.


Related:
Yo soy una activista por el derecho al aborto, acabando con la violencia.

Responder

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss