Día uno: Abrazando la vocación por la Salud Reproductiva en Belice

Patrice Daniel, Coordinador de la Red de Jóvenes

¿Sería aquella línea oscura y errática un río? Apoyé mi nariz contra el vidrio de mi ventanilla, mirando fascinada aquellos paisajes a miles de kilómetros en el aire. Estaba a punto de aterrizar en Belice. Como coordinador de la red de jóvenes, estaba allí formando parte de un pequeño equipo de personas para pasar la próxima semana con el equipo de trabajo y miembros jóvenes de la Belize Family Life Association (BFLA). Nuestra asociación miembro ha ganado una importante reputación en su trabajo del Movimiento de Incidencia de Jóvenes (YAM) y sus servicios amigables de salud sexual y reproductiva orientados a la juventud. Estábamos allí para aprender sobre el trabajo de BFLA y cómo su éxito podía servir de modelo para otras asociaciones miembros de la región.

La línea que había visto era efectivamente un río. Mis ojos se dividían entre el río Belice y el Mar del Caribe – uno a cada lado de la carretera del aeropuerto a la Ciudad de Belice – mientras que el conductor del taxi me contaba sobre las maravillas naturales del país. Vi en esta yuxtaposición de mar-río una metáfora perfecta para el país. El único país de habla inglesa de América Central; Belice posee el honor de ser considerada ambas una nación caribeña y centroamericana.

Belice posee mucha historia en común con sus vecinos hispano-parlantes, México y Guatemala, con quienes comparte masa de tierra continental. Pero también disfruta de una conexión cercana con las Islas Caribeñas de habla inglesa. Como muchas de ellas, Belice tiene una historia de colonización inglesa. Esto conlleva un lugar y una perspectiva especial dentro de la región. Parecía oportuno que mis primeros momentos en el país fueran atravesando este camino por la mitad del río de Belice y el Mar del Caribe.

Al poco tiempo de llegar al hotel, me encontré con mis colegas de IPPF/RHO, Mandy Van Deven e Ilan Cerna-Turoff. También conocí a Erica Morillo, quien se encargaría de sacar fotos durante nuestro viaje. Nuestro primer día nos llevó de las oficinas de BFLA a las calles de la Ciudad de Belice. Luego de conversar brevemente con Joan Burke y Melanie Montero –Directora Ejecutiva de BFLA y Directora de Programas y Educación, respectivamente- nos dirigimos al Centro de Entrenamiento de Belice para visitar a los Líderes de Opinión Popular (POLs, en inglés). Conversamos allí con cuatro POLs y fuimos testigos de estos jóvenes en acción dedicados a su trabajo mientras realizaban sus tareas de alcance comunitario de salud.

Una de las cosas que más llamó mi atención a través de todas las conversaciones sostenidas fue el entusiasmo que emanaba de cada uno de ellos. Había una pasión palpable por su trabajo. El amor por este trabajo era evidente, desde la descripción de Joan sobre los esfuerzos de incidencia para procurar el aborto seguro y legal hasta los POLs compartiendo sus experiencias sobre educación entre pares. Empecé a entender por qué BFLA es capaz de tener un impacto tan prominente en la comunidad.

Al final del día, estaba exhausta pero llena de intriga. Había tanto para aprender de Belice, y era mi responsabilidad el trasmitir todo aquello que aprendía. ¿Qué me depararía mi segundo día? ¡Hasta mañana Belice!


Related:
El estado actual de la salud sexual y reproductiva en Belice

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss