¿Cuál es el impacto de criminalizar la transmisión del VIH?

El día de hoy, la Federación Internacional de Planificación de la Familia publica una colección de entrevistas en línea, Tras las Rejas, misma que pone al descubierto el efecto que las leyes penales sobre la transmisión del VIH están teniendo en la vida de las personas. Estos relatos ilustran los dilemas personales y profesionales que enfrentan las y los médicos, abogados, investigadores y activistas; entre ellos, el caso de un médico que fue forzado a ayudar en una investigación policiaca en contra de sus principios éticos; el caso de una mujer que vive con el VIH, quien llevo a juicio a quien fuera su pareja; y el caso de un abogado que llevó la defensa en un caso de transmisión del VIH.

En todo el mundo, la legislación penal está siendo utilizada de manera creciente para enjuiciar la transmisión del VIH o la exposición al virus. Pero, tal y como lo revelan las entrevistas, la legislación penal es un instrumento que —por su brusquedad— no es efectivo para la prevención del VIH. Tras las Rejas muestra cómo una respuesta simplista al VIH, tipo ‘la ley y el orden’, puede intensificar un clima de negación, secreto y temor, a la vez que propicia un terreno fértil para la propagación del VIH.

La tendencia a criminalizar la transmisión intencional del VIH está demostrando ser una intervención costosa —en términos del tiempo y dinero dedicados a investigar las vidas privadas de las personas y determinar la ‘carga de la prueba’— y parece tener un impacto limitado en la prevención del VIH.

El Dr. Amery Browne, ex Director del Comité Nacional Coordinador del SIDA en Trinidad y Tobago, dijo: “Hay un amplio reconocimiento en Trinidad y Tobago, así como en la región del Caribe, en el sentido de que la ley tal y como está formulada no nos está sirviendo adecuadamente en términos de una respuesta efectiva al VIH.

“Con respecto al deseo de controlar ciertos tipos de comportamiento humano —especialmente el comportamiento sexual o íntimo— la ley es realmente un instrumento muy poco efectivo y con mucha frecuencia puede ser usado de manera errónea. Hemos visto países que toman decisiones equivocadas con respecto al VIH y SIDA. Yo tengo mucha confianza en que en la parte del mundo en donde vivo, las sociedades están madurando hasta el punto en el que resulte más fácil aplicar mejoras a la ley y más difícil tomar decisiones equivocadas”.

Estas historias muestran que criminalizar la transmisión del VIH en realidad está debilitando nuestros esfuerzos para prevenir la propagación del VIH. El temor a ser acusadas legalmente evita que las personas quieran hacerse la prueba y recibir consejería; la vigilancia del dormitorio conduce efectivamente a que el problema pase a la clandestinidad. Tras las Rejas es parte de la campaña de IPPF ¡Penalicemos el odio, no el VIH!, y puede verse en www.ippf.org.


Related:

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss