Violencia de género y una nueva forma de ser hombres

Angélica García, Coordinadora de la Unidad de Capacitación de Mexfam

Nuestra región presenta múltiples problemáticas sociales y económicas que intensifican de manera importante el impacto de la violencia basada en género.

La inequidad de género, que es aceptada y aún promovida desde las instituciones, empresas, etc. (refresqueras y marcas de desodorantes por citar algunos ejemplos), y tiene como consecuencia que la violencia sea en muchas ocasiones “invisible” o que se disfrace como un problema de pareja que debe ser resuelto de manera privada.

La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares realizada en 2011, señala que la mayoría de los delitos cometidos contra las mujeres no se registra ante las autoridades correspondientes. Se estima que este porcentaje podría rondar en el 85% a nivel nacional. Y de los casos que se denuncian en México, sólo 13% son sancionados. En el Distrito Federal ese porcentaje aumenta apenas al 27.74%

Estas condiciones hacen que la prevención, detección y atención de la violencia basada en género sea complicada, ya que a pesar de representar un problema de salud grave, aún resulta invisible. Y precisamente el que sea un problema de salud es lo que motiva a Mexfam a trabajar en ella.

Es importante señalar que la violencia basada en género representa también una violación grave a los derechos humanos de las mujeres. Por ejemplo, una de las manifestaciones de la violencia basada en género, es la coerción reproductiva. Esta se refiere a aquellas acciones que impiden que la mujer tome decisiones sobre su vida reproductiva por ejemplo, prohibir el uso de condones y/o métodos anticonceptivos, exponiéndola así a infecciones de transmisión sexual y a embarazos no planeados, abortos inseguros, etcétera. Estos son ejemplos claros de violaciones a los derechos sexuales y reproductivos y por ende al derecho a la salud.

En definitiva la violencia pone en peligro la salud de las mujeres no sólo por la exposición a estos riesgos, sino porque vulnera de manera grave su salud mental e impacta la calidad de vida de quien la padece.

Personalmente hace muchos años tuve la oportunidad de conocer a las fundadoras de Nuestras Hijas de Regreso a Casa, asociación de Ciudad Juárez, Chihuahua que pedía se investigaran los casos de feminicidio en la frontera, y que al tratarse de mujeres jóvenes y pobres, no merecían la atención de los medios ni de las autoridades. Conocer a las madres de las mujeres asesinadas me impactó, conocer su fortaleza para convertir el dolor en lucha me ha llevado a incorporar en mi trabajo cotidiano el tema de la equidad de género y a hacerme de herramientas para abordar esta problemática que tiene en el feminicidio su cara más dramática.

No más cómplices. Es cierto que las más afectadas por esta problemática son las mujeres, pero los hombres también tienen que decir y hacer para impedir que las estadísticas en nuestro país se sigan engrosando. Definitivamente los hombres y sobre todo los jóvenes pueden hacer cambios significativos si comienzan a cuestionar los mandatos de género que validan el comportamiento violento como algo inherente a la masculinidad. Si comienzan a rechazar la violencia como una manera aceptable de resolver diferencias, pero sobre todo si cuestionan la supuesta “supremacía social” de los hombres y comienzan a construir relaciones equitativas con las mujeres que les rodean.

Es importante que encuentren nuevas maneras de ser hombres, que resignifiquen su masculinidad y a partir de esto modifiquen las relaciones que tienen no sólo con las mujeres, sino también con otros hombres. Es un cambio enorme pero ya hay quienes trabajan día a día por construir un mundo libre de violencia; y es que han entendido que las relaciones equitativas benefician no sólo a las mujeres, sino a toda la sociedad.


Related:

Comments

Post new comment

  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.

More information about formatting options

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Sign up for News

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss