Día cuatro: en el set del Bigg Chatz

Patrice Daniel, Coordinador de la Red de Jóvenes

¡Luz! ¡Cámara! ¡Acción!

Me senté en silencio en el estudio de Love FM, uno de los estudios de radio y televisión más populares de Belice, mientras el programa de tv Bigg Chatz estaba en el aire. Bigg Chatz es un programa enfocado en la juventud de Belice, conducida por miembros—actuales y pasados—de Youth Advocacy Movement (YAM) en Belize Family Life Association (BFLA). El objetivo del programa es el de trasmitir información a la juventud beliceña y a la sociedad en general sobre temas relacionados a la salud sexual y reproductiva. Aunque el tema central es la salud, el programa incorpora un número de segmentos sobre las tendencias actuales de la moda, problemas en las relaciones, y cómo evitar las drogas. Incluye también segmentos cómicos y sátiras inteligentes que entretienen mientras se hace hincapié sobre el tema de la semana.

Observé la actividad detrás de cámara con curiosidad, y lo que me llamó la atención fue la alta participación de los miembros de YAM. Eran los verdaderos conductores del programa. No solo lo conducen y actúan en los segmentos pre-grabados, sino que también sostienen las tarjetas de referencia para guiar a los conductores, manejan las cámaras e interactúan con la audiencia respondiendo a mensajes de texto en tiempo real. El equipo opera con una eficiencia claramente nacida de la práctica.

“¿Por qué lo hacen? Le pregunté al equipo de Bigg Chatz temprano ese día. ¿Por qué dan su tiempo con tanta libertad para crear este programa?

Mientras conversábamos sobre esto en el estudio ahora vacío, la respuesta fue clara: creen en la visión del producto creado. Entienden el impacto tan positivo que BFLA tiene en Belice y como el programa de Bigg Chatz facilita la diseminación de mensajes de cuidados de salud cruciales. Fue justamente esta fe en el trabajo de BFLA la cual motivó a estos jóvenes a entrenarse en medios, pasar horas todas las semanas grabando segmentos, creando contenidos originales para los mismos, diseñando estrategias para mantener al público participando, y trabajar sin descanso para hacer del programa un éxito.

“Si pudiese dar todo mi tiempo, toda mi vida, como voluntario en el centro de BFLA, ayudando a YAM y en el programa de Bigg Chatz, lo haría”, dice el presidente de YAM, Mykal Welch.

El elenco de Bigg Chatz, reconocidos por todos como modelos a seguir en sus comunidades, habla sobre la importancia de la continuidad. Pertenecer a Bigg Chatz no se trata de estrellato individual o el ego, explican ellos. Se trata de comunicar consistentemente un mensaje y ser tutores de los miembros más jóvenes de YAM para asegurar la longevidad del programa.

Creemos en la filosofía de “cada uno, enseña a uno”, nos explica Olynn Kingston, productor de Bigg Chatz. “Una de las cosas que instalamos en este programa en los primeros tiempos fue que ningún conductor de ningún segmento sería permanente. A medida que pasa el tiempo, debes entregar la batuta. Esto significa que cada conductor tiene a un aprendiz quien toma su lugar cuando parte”.

Como ya es esperado de los proyectos de BFLA, el programa ayuda a expandir el conjunto de habilidades de los miembros de YAM. Al estar involucrados reciben entrenamiento sobre medios y experiencia. Estos jóvenes ya son figuras reconocidas del medio en sus últimos años de adolescencia y principios de sus veinte. Esto es un regalo increíble, especialmente para aquellos interesados en carreras relacionadas.

“Tyronne no sabía nada sobre medios; entró sin experiencia”, dice Kingston. “Adelanta seis años: Tyronne tiene ahora nueve programas, numerosas publicidades, y muchos anuncios públicos en su haber. Ahora es él el que ayuda a miembros más jóvenes a alcanzar el mismo lugar”.

Ver el programa de Bigg Chatz en tiempo real fue un final muy apropiado para mi estadía en Belice. Pude ver un equipo de personas jóvenes en acción diseminando información vital a otros jóvenes. Saludé con mucha alegría cuando los conductores del programa nos presentaron en cámara. Me imaginé como una estrella fuera de cámara.

Mientras empacaba mis cosas en el hotel, reflexioné sobre todo lo que me estaba llevando a Barbados de este viaje por Belice. Los últimos cuatro días habían superado ampliamente mis expectativas. Tuvimos discusiones muy informativas con el equipo de BFLA, sus socios y miembros de la juventud. Visitamos escuelas donde el trabajo de BFLA las ha impactado positivamente y observamos de primera mano gente joven dirigiendo actividades de educación y alcance comunitarios.

Pero lo más importante es que fui testigo del poder de relaciones sólidas y genuinas que sostienen a la red de jóvenes. Ellos son el recurso más valioso que tiene una organización. Los jóvenes traer una pasión y un empuje difícil de superar. Cuando las necesidades de los jóvenes son atendidas y prioritarias, ellos se convertirán en socios destacados, innovadores, tenaces y trabajadores. Esta es una verdad que le serviría mucho a otras organizaciones.

“Han logrado algo muy bueno aquí”, les dije a los miembros de YAM al despedirnos. Y, ¿saben qué? Realmente es así.


Related:

Reply

  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.

More information about formatting options

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Sign up for News

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss