Ampliando la inclusión de las mujeres y las niñas

Erick Monterrosas, Colaborador Invitado

Hace algunos días se celebró la conferencia Women Deliver. Dicha conferencia se ha consolidado como uno de los foros más importante de la última década para avanzar la agenda de las mujeres. Women Deliver es un espacio que sienta las bases invertir en las mujeres en términos económicos de sostenibilidad, empleo esquiable, desarrollo y productividad. Miles de mujeres y hombres de más de 150 países y pertenecientes a sectores tan diversos como el de la sociedad civil de base, de ONGs globales y regionales, representantes de gobiernos, de agencias multilaterales de cooperación y del ámbito académico nos reunimos en Kuala Lumpur, Malaysia para dialogar desde la perspectiva de género y cómo favorecer la inversión en las mujeres en aras para generar un cambio social positivo. La apuesta de Women Deliver es crear un espacio que conjunte puentes globales y locales que aboguen por el empoderamiento de las niñas y adolescentes para que puedan ampliar sus oportunidades y el rol crucial para el desarrollo que estas tienen en sus comunidades.

Como un hombre participando en la conferencia y activamente trabajando en temas de género me fue profundamente enriquecedor repensar desde una visión crítica, la necesidad de vincular la equidad económica con una perspectiva amplia de derechos para las mujeres en su vida cotidiana. En los diversos foros de la conferencia atestigüé como conceptos asociados al lenguaje progresista de igualdad entre hombres y mujeres carecen de sentido si no van acompañados de criterios claramente incluyentes de participación para las mujeres desde el nivel personal, familiar, comunitario y de diseño políticas públicas.

Las restricciones extralimitadas hacia las mujeres al negarles opciones de acceso a información relacionada con Educación Integral en Sexualidad, ambientes equitativos y la posibilidad real de ejercer sus derechos humanos, es una forma de marginalización que fomenta y normaliza no sólo la discriminación, sino la violencia basada en género. Esto nos permite tener claridad sobre cómo invertir en las mujeres desde una perspectiva sustentable más allá de lo económico y que involucre activamente a hombres en la construcción de la equidad: a través de la generación de ambientes libres de violencia y autonomía. Este tipo de entornos facilita el desenvolvimiento de las mujeres en cuestiones fundamentales que les incumben como la maternidad planeada y voluntaria, la oportunidad de vivir una sexualidad segura, responsable y placentera al tiempo que son tomadas en cuenta tanto para decidir sobre el tipo de relaciones que quieren construir a nivel personal, como en las decisiones vinculadas a sus comunidades.

Women Deliver mantiene vigente la lucha del feminismo de las últimas décadas y nos recuerda que hombres y mujeres debemos actuar para revertir la discriminación que se reinventa y perpetúa cuando sistemas de producción económica desiguales se entreveran con esquemas de control político sobre la identidad, la sexualidad y los cuerpos de las mujeres. A partir de las discusiones planteadas en los foros reforcé mi intuición de que la inclusión de más hombres en la tarea por la equidad es fundamental. En este sentido considero que los esquemas de empoderamiento no pueden concebir las problemáticas de exclusión basada en género exclusivamente como “problemas de mujeres” ya que la exclusión genera dinámicas negativas para nuestras comunidades al impedir ejercer derechos de una manera más democrática al tiempo que petrifica nuestro rol como hombres para ejercer masculinidades más tradicionales, violentas y excluyentes. Aunque es un hecho que hoy proporcionalmente más mujeres jóvenes acceden a educación y empleo que en décadas pasadas, debemos tener claridad del trecho que falta por recorrer. Si las mujeres no son vistas como las protagonistas de sus propias vidas ni como generadoras de procesos valiosos para retribuir a nuestras comunidades en términos económicos, políticos y culturales, la inclusión está incompleta.

Erick Monterrosas es un consultor en temas de derechos humanos y género. Actualmente colabora con Demysex e IPPF/WHR en el proyecto de la Coalición Mesoamericana para la Educación Integral en Sexualidad.


Related:

Reply

  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><br><br/><p>
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.

More information about formatting options

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.

Sign up for News

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss